Desde 1979

Juntos hacemos historia

​Más sobre nuestra historia

En el verano de 1989 se cerraron el establo y la granja. Esto cerró, en cierto sentido, una época.

 

En noviembre del mismo año el p. Ricardo con un hermano viaja a Guadalajara (México). Allí, en ocasión del curso «Evangelizar con poder», se encuentra con el p. Tardif y José Prado Flores con los que surgirán una amistad y una intensa colaboración. Poco después nace la Escuela de Evangelización de la Koinonía, de la que vendrá un gran impulso para la misión, lo cual favorecerá la expansión de la comunidad.  

En estos años se vive una fortísimo impulso hacia la evangelización kerigmática, es decir, el anuncio concreto de Cristo vivo hoy. Nuestra colaboración con la Escuela de San Andrés de José Prado Flores y con el p. Emiliano Tardif traería un gran fruto de evangelización en el mundo. 

Esto también se vio favorecido por el reconocimiento canónico del que disfrutábamos por parte del Card. Ruini, por entonces vicario del Papa en la diócesis de Roma.  

 

 

En 1993 comienza la primera etapa de verano de la Escuela Kerigmática en Roma, alcanzando una alta participación en 1995: 200 participantes, entre los cuales había cerca de 20 sacerdotes (uno sería después obispo), provenientes de 33 naciones y con traducción en 6 idiomas, inaugurada y clausurada por un obispo auxiliar de Roma, acogidos por el Papa. ¡Fue un verdadero Pentecostés! Allí nació el proyecto KeKaKó.   

 

El Fundador y la comunidad comprenden mejor dos elementos centrales de la palabra profética del 25 de agosto de 1978, recibida por una hermana de nombre Antonietta, de Biella donde afirma que de Camparmó surgirán “nueva evangelización” y también “casa de oración” como red de pesca. 

 

El énfasis se pone en la urgencia de evangelizar y la necesidad de formar  evangelizadores. Por esto se experimenta la tensión entre vida comunitaria y evangelización.